dashes-logo.png
La Fungibilidad en la era digital

Fungibilidad

Por naturaleza, el dinero debe cumplir con tres características básicas. Debe servir como un medio de intercambio que sea fácil de transportar y almacenar. Debe servir como unidad contable que permita medir y comparar el valor de productos y servicios que sean distintos entre sí; y debe servir como un refugio de valor. Pero para mantener su valor, sabemos que además debe ser escaso, transferible y fungible. La fungibilidad es la palabra que utilizamos para decir que las unidades de algo se pueden cambiar por algo del mismo género y en la misma cantidad. Si tienes un billete de diez dólares y lo cambias por otro billete de diez dólares, es lo mismo. Tienen el mismo valor y, por lo tanto, los billetes de diez dólares se consideran fungibles.

En este caso, la fungibilidad depende en gran medida de que el dinero no tenga ningún tipo de historial. Por ejemplo, si tuviéramos en nuestras manos un billete que hubiera sido utilizado en algún acto ilícito, entonces dicho billete representaría un cierto nivel de riesgo. Este riesgo haría que esa nota valiera menos, rompiendo así la fungibilidad. Este es un problema no solo para los delincuentes, sino también para las personas inocentes y los comerciantes, que de pronto, se verían en la necesidad de indagar sobre el dinero que reciben para asegurarse de no pasar vergüenzas o ser interrogados por alguna autoridad al momento de gastar ese dinero. 

El problema

Lo anterior representa uno de los más grandes retos para las criptodivisas. Como lo mencionamos  al inicio, en el mundo digital, cada una de nuestras acciones deja una huella; y en el caso de la tecnología que hace posible el dinero digital -la tecnología blockchain- el tema de la privacidad pudiera parecer contradictorio pues esta se basa en un principio de transparencia, permitiendo que la información contenida en la red sea accesible a cualquiera que la pretenda auditar. Es verdad que las carteras digitales a través de las cuales realizamos nuestras transacciones con criptodivisas no están ligadas a nuestra información personal, pero existen muchas maneras de obtener información valiosa sobre los usuarios, ya que, después de todo, las criptodivisas también pueden definirse como una serie de firmas electrónicas en cadena. Actualmente existen  empresas dedicadas exclusivamente a obtener datos comercializables sobre los usuarios de Bitcoin ligando las identidades con sus firmas electrónicas a través de técnicas como la denominada Clustering Heuristics, con la cual se analizan grandes cantidades de datos en busca de patrones. Los errores que cometemos con mayor frecuencia al momento de manejar nuestras criptos son; usar siempre el mismo set de firmas electrónicas, utilizar siempre la misma IP y navegar a través de un cliente ligero, dejando en manos de algún tercero toda nuestra lista de direcciones. 

Propuestas

Las soluciones propuestas a este problema son varias. Entre las principales podemos mencionar la denominada “Transacciones Confidenciales” desarrollada por Gregory Maxwell y que implementa cifrado homomórfico, una técnica altamente sofisticada que convierte la información cifrada en el resultado de una ecuación algebraica y viceversa. Existe también la llamada "Schnorr Signature Aggregation", una firma electrónica que autoriza simultáneamente un número indeterminado de transacciones. La firma Schnorr además reduce los costos por transacción y maximiza la seguridad a medida que más usuarios la utilizan. 

La solución  de Dash

Dash, aborda este problema a través de la función PrivateSend. Se trata de un servicio opcional que mezcla tanto las entradas como las salidas de las transacciones de un número determinado de usuarios. La función Privatesend está disponible dentro de la cartera oficial de Dash y es necesario configurarla especificando la cantidad de fondos que se pretende mezclar. Esta herramienta permite a cualquier persona mantener su información segura sin la necesidad de ser un experto en criptografía. 

La privacidad y fungibilidad son esenciales para sostener un sistema monetario eficiente. La privacidad pone en nuestras manos el poder sobre nuestros datos personales. Podemos acatar la ley mientras decidimos sobre los datos que hacemos públicos sin revelar nuestras actividades al mundo entero.

Fuentes: hackernoon.com; definicion.de; definicionabc.com; wikipedia.org; link.springer.com 

Tags

Author

Fl0ating Point

blog comments powered by Disqus